Vente pa’ España, Peter

La pagina de Diplomas de Español del Instituto Cervantes publica unas estadísticas sobre rendimiento de las pruebas y grupos lingüísticos en la convocatoria de mayo 2005. Resulta que, a partir del nivel intermedio, los candidatos que obtienen el diploma en mayor porcentaje son los que han estudiado en “situación de inmersión”, definida como…

candidatos de cualquier idioma o grupo lingüístico que se han presentado en centros de examen situados en España o algún país latinoamericano después de haber permanecido durante un período de tiempo determinado en el país donde se ha presentado


Nivel superior. Candidatos que obtienen el diploma: 1. Situación de inmersión (57,47%) / 2. Alemán (57,35%) / 3. Francés (55,30%) / 4. Portugués (51,68%) / 5. Lenguas eslavas (50,85%) / 6. Promedio de la convocatoria (49,42%) / 7. Italiano (48,94%) / 8. Griego (41,42%) / 9.Inglés (38,81%) / 10. Sino-tibetano (35,29%) / 11. Otras lenguas germánicas (30%) / 12. Árabe (27,59%) / 13. Coreano-japonés (24,62%)

Parece lógico. Aquí en los Paises Bajos los alumnos suelen progresar a buen ritmo hasta que llegan a las puertas del nivel B1 Marco. A partir de ahí, el aprendizaje se ralentiza y muchos sienten que ya no progresan como les gustaría. A veces me preguntan qué pueden hacer y una de las cosas que les recomiendo es que, si quieren de verdad avanzar en su aprendizaje, vayan a un país de habla hispana y vivan la lengua in situ. A partir de cierto grado de instrucción, eso es lo que marca la diferencia.

Hay más cosas que me llaman la atención en este informe de rendimiento. Por ejemplo: ¿por qué los candidatos alemanes (lengua germánica) son tan buenos en todos los niveles mientras que los de “otras lenguas germánicas” (¿holandeses?) no?
¿Alguien tiene una explicación?