Frijoleros, gringos y el futuro del español

Hace unos días tuvo cierta repercusión una entrevista al lingüista David Graddol, en la que afirmaba que el español le ganará la partida al inglés:

El número de gente nativa de habla española es similar ahora al de la gente nativa de habla inglesa. En 1950 el inglés dominaba por entero. Ahora están ahí, compitiendo, el hindi y el árabe, aparte del chino, que está muy por encima. Y el español está en competición absoluta con el inglés. Lo interesante es lo que va a ocurrir en la siguiente etapa. Es muy probable que el español ya haya ocupado el primer puesto del idioma más hablado por personas nativas.

La partida se está jugando, en buena parte, en los EE. UU., donde además el tema desborda lo puramente lingüístico. Este es uno de los motivos que explican el éxito del último libro de Samuel Huntington: Who Are We: The Challenges to America’s National Identity (2004; trad. esp. de una parte en “El reto hispano”).

En el libro, Huntington intenta definir la identidad nacional norteamericana, e insiste en la amenaza que, en su opinión, constituye la inmigración latina a gran escala, ya que podría “dividir a los Estados Unidos en dos pueblos, con dos culturas y dos lenguas”. En mi opinión, el libro pone sobre la mesa cuestiones de gran calado; por eso, despreciarlo, como han hecho algunos, con el calificativo de “racista”, no lleva a ninguna parte. Porque lo cierto es que el debate existe y merece una “negociación” sensata entre todos los implicados.

Y cuando un debate está en la calle, está en la música popular. De modo que cuando el grupo chicano Molotov ha decidido sacar una canción llamada “Frijolero” (“Beaner”, que es una palabra despectiva que se aplica a los inmigrantes mexicanos) la polémica ha sido inmediata. Molotov es un grupo de rap que mezcla el inglés y el español en sus canciones, cuando no cantan directamente en espanglish.

Lo cierto es que hay norteamericanos que se han sentido ofendidos por la canción, a pesar de que el grupo ha declarado no ser “antiyanqui”.
En fin, escuchen y juzguen ustedes mismos.

El gringo: “Don’t call me “gringo”, you fuckin beaner
Stay on your side of the goddamn river
Don’t call me gringo you beaner”

El frijolero: “No me digas “beaner”, Mr. Puñetero
Te sacaré un susto por racista y culero
No me llames frijolero, pinche gringo puñetero”

Y si este entrada les sabe a poco, no se preocupen. Allan Wall le ha dedicado al tema una extensa entrada en su bitácora (con abundantes enlaces), en la que no sólo se ocupa de la canción y de su letra, sino tambien de las reacciones que ha provocado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.