Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Kodaks’ Category

Los Beatles, siempre sabios, antes, ahora y siempre:

“You say you got a real solution
Well, you know
We’d all love to see the plan”

Anuncios

Read Full Post »

Por alguna razón este fin de semana me he acordado de un poema que mi querido amigo Enrique García-Máiquez publicó hace unos años en su libro Casa propia:

UN TEMA OLVIDADO
A nadie duele España, porque España
es nada: historia
-cada vez más breve-,
un nombre en un poema de Cernuda,
una bandera en la que sólo creen
los que le prenden fuego y un destino
turístico barato: cerveza, sol y playas.

No se siente dolor sino vacío.

Sí, la “espaciosa y triste España”.

A la lista de Enrique yo le añadiria aún algunas pocas cosas de relleno, por ejemplo el colacao (ni cacaolat ni nesquik pueden hacerle sombra). Mis padres tomaron colacao, mi generación creció (algunos no mucho) a base de 3 colacaos diarios y no supo de la baticao hasta los últimos cursos de universidad. Y, sin embargo, el brebaje sigue ahí, tan vivo que este corto de 2006 me ha dejado una clara sensación de déjà vu:

No sé, a lo mejor es que si una nación la forman sus ciudadanos, mientras haya colacao (parafraseando a Bécquer) habrá nación. Por más “droja” que algunos le echen.

Read Full Post »

Kodak: Anuncios 1957-1967

PeterDeb hace una selección en youtube de anuncios emitidos en TVE entre los años 1957 y 1967, es decir, en la década de oro del desarrollismo franquista.

Mi favorito es el de Tiburón Citroen Payá (más p´allá que p´acá, desde luego), claramente minimalista y con un toque dadá:

Juguetes

Alimentación

Electrodomésticos
Productos para el hogar

[vía Garbancita]

Read Full Post »

He aquí uno de los últimos ejemplos (ya decadente y lastimoso, contaminado por su propio fracaso) de la modernización castiza que se intentó llevar a cabo al final del régimen franquista. ¿Y quién mejor para protagonizar un Hair a la española que Manolo Escobar?

Teniendo en cuenta que el Parque del Retiro no es Central Park, la elección de Benalmádena para rodar los exteriores me parece muy acertada, ya que le da al tema un aire “cosmopolita”.
Como por aquellos años veraneábamos en la Costa del Sol (menudos viajes en burro-taxi me he pegado) me resulta todo muy familiar.

Mis ojos de niño han visto eso.

El clip está sacado de la película La mujer es un buen negocio (1976). Atención a la gradación de superlativos: “Sabe raro. Muy raro. Rarísimo”.

“Soy soñador
como el que más”

Read Full Post »

Cuando el Ministerio de Defensa mandó a Marta Sánchez a la primera guerra del Golfo (1990-91) para cantarles a los soldados de reemplazo “Soldados del amor” estaba en casa de mis padres pasando las vacaciones.

No sé por qué, al verla mover el culo en la fragata “Numancia” tuve la impresión de estar viviendo (en directo y vía satélite) un momento profundamente surrealista pero, al mismo tiempo, histórico… Visto desde hoy, quizá es que la Historia estaba tomando derroteros surrealistas.

Encontré hace poco el video en la red. Más de quince años después, a la vista del panorama, no sé si reir o llorar. Creo que llorar, de pena.

“No debemos tratar de explicar
lo que se va nunca volverá”

Read Full Post »

Hace unos días tuvo cierta repercusión una entrevista al lingüista David Graddol, en la que afirmaba que el español le ganará la partida al inglés:

El número de gente nativa de habla española es similar ahora al de la gente nativa de habla inglesa. En 1950 el inglés dominaba por entero. Ahora están ahí, compitiendo, el hindi y el árabe, aparte del chino, que está muy por encima. Y el español está en competición absoluta con el inglés. Lo interesante es lo que va a ocurrir en la siguiente etapa. Es muy probable que el español ya haya ocupado el primer puesto del idioma más hablado por personas nativas.

La partida se está jugando, en buena parte, en los EE. UU., donde además el tema desborda lo puramente lingüístico. Este es uno de los motivos que explican el éxito del último libro de Samuel Huntington: Who Are We: The Challenges to America’s National Identity (2004; trad. esp. de una parte en “El reto hispano”).

En el libro, Huntington intenta definir la identidad nacional norteamericana, e insiste en la amenaza que, en su opinión, constituye la inmigración latina a gran escala, ya que podría “dividir a los Estados Unidos en dos pueblos, con dos culturas y dos lenguas”. En mi opinión, el libro pone sobre la mesa cuestiones de gran calado; por eso, despreciarlo, como han hecho algunos, con el calificativo de “racista”, no lleva a ninguna parte. Porque lo cierto es que el debate existe y merece una “negociación” sensata entre todos los implicados.

Y cuando un debate está en la calle, está en la música popular. De modo que cuando el grupo chicano Molotov ha decidido sacar una canción llamada “Frijolero” (“Beaner”, que es una palabra despectiva que se aplica a los inmigrantes mexicanos) la polémica ha sido inmediata. Molotov es un grupo de rap que mezcla el inglés y el español en sus canciones, cuando no cantan directamente en espanglish.

Lo cierto es que hay norteamericanos que se han sentido ofendidos por la canción, a pesar de que el grupo ha declarado no ser “antiyanqui”.
En fin, escuchen y juzguen ustedes mismos.

El gringo: “Don’t call me “gringo”, you fuckin beaner
Stay on your side of the goddamn river
Don’t call me gringo you beaner”

El frijolero: “No me digas “beaner”, Mr. Puñetero
Te sacaré un susto por racista y culero
No me llames frijolero, pinche gringo puñetero”

Y si este entrada les sabe a poco, no se preocupen. Allan Wall le ha dedicado al tema una extensa entrada en su bitácora (con abundantes enlaces), en la que no sólo se ocupa de la canción y de su letra, sino tambien de las reacciones que ha provocado.

Read Full Post »

A partir de los años 60, el régimen franquista se lanzó a un proceso de modernización “a la española”, buscando un imposible equilibrio entre el avance económico-social y el control político-moral, entre modernidad y tradición.

El cine, la televisión y la música popular se convirtieron en los instrumentos fundamentales para que el mensaje calara entre unos españoles que, en su mayoría, estaban más interesados en ver cómo su calidad de vida crecía a ojos vista que en acelerar el proceso de libertades políticas, que acabaría llegando tras la muerte del dictador.

Pero dejemos que nos lo explique Manolo Escobar, uno de los iconos populares del franquismo tardío, en una canción de la película En un lugar de La Manga (1970):

“Me gusta oir la campana de mi parroquia, arrebatá
pero a mí también me gusta cantar
un ritmo yeyé
y hasta protestar
si algo no está bien”

Read Full Post »

Older Posts »